Madre de dos niños en apuros

Hola a todos, en el post de hoy titulado “Madre de dos niños en apuros” me gustaría hablaros de mi día a día con dos hijos que se llevan 22 meses.

Ya hemos disfrutado de las “vacaciones”, lo pongo entre comillas porque cuando hay niños siguen habiendo obligaciones, responsabilidades, etc…Es como seguir trabajando, de hecho han sido las primeras vacaciones de nuestra vida en la que hemos perdido y no ganado peso!! 🙂 🙂

Durante los meses de julio y agosto hemos puesto en práctica la operación pañal con Bernat, el gamberrete de 2 años y medio. No ha sido sencillo pero lo hemos (su abuela, padre y yo) logrado!! Como son las cosas, nosotros les ponemos el pañal y luego queremos que aprendan a dejarlos.

Dejar el pañal en verano me vino genial, no sólo porque en verano resulte más cómodo sino porque tenía ayuda las 24 horas del día. Siempre había alguien pendiente de sentarlo en el orinal cada cierto tiempo.

Cuando volvimos a la rutina y me vi sola de nuevo con dos niños no fue nada genial. Bernat se lo hacía encima en los peores momentos, mientras le daba el pecho a Emma, cuando estábamos apunto de salir por la puerta…Él no tenía la culpa, era yo que no podía estar tan pendiente de él como cuando tenía ayuda.

A veces me pregunto si Bernat será feliz desde que decidimos darle una hermana o si Emma, estará disfrutando de su etapa de bebé como dios manda teniendo a Bernat en casa gritando y haciendo ruido con los juguetes.

mamá de dos en apuros

A finales de julio Emma cumplió 6 meses y aunque la leche materna es su principal alimentación ya toma papilla de pollo y fruta. La hora de la comida se ha vuelto definitivamente en un caos, me faltan brazos, ojos y toneladas de paciencia. Espero y sueño que dentro de un tiempo Emma coma de todo y Bernat que es el más costoso tome ejemplo.

No soy ni de lejos la mejor madre, soy la que más tiempo pasa con los niños y termino riñendo y perdiendo los nervios. Soy la típica mamá desgreñada que viste con lo primero que encuentra, que sale ya de casa estresadita y a la que todo el mundo le dice “no te aburrirás”. Tener gemelos hubiera sido más fácil, al menos van los dos a la vez en todas las fases.

Por si no os había quedado claro, criar a dos hijos con poca diferencia de edad estando la mayoría del tiempo sola es duro. La intención es buena, que el primer hijo no tenga todas las miradas hacia él, que al llevarse poco tiempo jueguen juntos, tener un hermano y aprender a compartir, que es muy importante y es algo que escasea entre los niños.

Por cierto, hablando de compartir he vivido dos tipos de situaciones en el parque con Bernat. Está el niño que prefiere guardarse la pelota en el carro antes que jugar con él y el que se apodera de los juguetes que llevamos. Comparto un artículo muy interesante sobre el tema “Mi hijo no tiene que compartir sus juguetes con el tuyo”.

Hasta aquí alguna de las anécdotas que vivo en mi día a día, espero que os resulte gracioso al menos. Os veo en el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *