Pizza con base de patata

Hoy comparto una receta de pizza con base de patata, una receta saludable y diferente.

Se trata de una receta de pizza que no requiere tiempo de fermentación, por lo que la pueden tomar los celíacos perfectamente y que se prepara con ingredientes muy básicos que todo el mundo tiene en casa.

Si te gusta la pizza no te puedes perder la receta de hoy, ¡te va a encantar!. Es muy fácil de hacer y está riquísima.

Con las cantidades que abajo indico salen dos pizzas individuales.

Según que verduras vayas a añadir a la pizza puede que necesiten un rehogado previo en la sartén para evitar que queden muy crudas, o puedes cortarlas muy finas como he hecho yo con el calabacín para que en 5-10 minutos se cocinen y queden en su punto.

A mí me gusta que la base de la pizza quede bien crujiente. Por eso tras los 30 minutos de cocción donde la masa toma cuerpo y va dorando, yo te aconsejo dejarla 5-10 minutos más sobre el suelo del horno sin molde. Simplemente sobre papel sulfurizado.

Para preparar esta pizza con base de patata he cocinado las patatas al vapor para evitar al máximo que pierdan parte de sus nutrientes durante la cocción. Si no tienes vaporera o algún robot con función de vapor, córtalas en trozos pequeños para que se hagan en menos tiempo.

¡Vamos con la receta de pizza con base de patata!


Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina integral (se puede sustituir por harina de arroz, garbanzo, avena sin gluten)
  • 750 gramos de patata (2 patatas medianas)
  • Pizca de sal
  • 3-4 cucharadas de AOVE

Elaboración de la pizza con base de patata

-Limpia con un cepillo la piel de la patatas o pela con un pelador.

-Cocínala al vapor hasta que compruebes que están blanditas.

-Introduce en un bol las patatas poco a poco en caliente y ves aplastándolas con un pasapurés manual. Añade al bol la pizca de sal, la harina y el aceite hasta obtener una masa homogénea.

-Deja enfriar del todo la masa.

-Engrasa una bandeja de horno o si vas a utilizar bandeja con papel sulfurizado, engrasa el papel.

-Divide en dos la masa total.

-Extiende sobre el papel dando forma redondeada, dejando un grosor de 1-2 cm.

-Hornea a 210ºC durante 30 minutos en la mitad del horno. Déjala 5-10 minutos más en el suelo del horno sin bandeja, únicamente con papel, de este modo la base quedara un poco más crujiente.

-Rellena al gusto. Yo las he hecho con un poco de tomate, aceitunas negras, salmón y parmesano y la otra pizza con rodajas muy finas de calabacín, con queso y nueces.

-Hornea con el relleno 5-10 minutos más, ¡y listo!


Si te ha gustado esta receta, te sugiero probar esta deliciosa pizza con base de coliflor.

Sígueme en Facebook aquí o en Instagram aquí!

webcinera-mailchimp1

Si te ha gustado la receta de pizza con base de patata haz click ahora en el banner y recibirás una selección de las mejores recetas en tu e-mail. ¡ES GRATIS!