Pollo con berenjena

Hoy comemos pollo con berenjena.

Naranja, limón y jengibre tres sabores especiados y cítricos, que junto al sabor de la berenjena bien horneada y crujiente dan un resultado tan rico y sabroso como el plato de hoy.

Para lograr ésto no he necesitado más que una mermelada, que le ha aportado a la elaboración ese toque. Ya veis que para hacer recetas como ésta sólo se necesita un poquito de imaginación.

Otro conjunto de sabores que resaltan en este plato es el del romero y la naranja, forman una pareja feliz.

El pollo junto al sabor del limón y caramelizado con soja…Si es que hay infinidad de combinaciones!!

Ingredientes:
4 piezas de pollo (2 muslitos y 2 contramuslos, o como queráis)
2 ramas de romero fresco
1 chorrito de vino blanco
sal y pimienta
1 cucharada hermosa de mermelada de naranja, limón y jengibre (la compré del Lidl)
1 berenjena
1 chorrito de soja
Aceite de oliva

 

Añadimos un poco de aceite de oliva en una cacerola, calentamos mientras salpimentamos las piezas de pollo.

Marcamos las piezas de pollo a fuego fuerte con las ramas de romero, cuando empiecen a dorarse y se agarren al fondo de la cacerola añadimos un chorrito de vino blanco, para desglasar el fondo.

Retiramos de la cacerola las piezas de pollo y el romero, dejamos reducir a fuego medio el caldito de marcar el pollo junto al vino blanco.

Mientras, cortamos la berenjena a rodajas muy finas, nos saldrá mejor si la cortamos con una cortafiambre.

Espolvoreamos un poco de sal encima de todas las rodajas de berenjena para retirarle el amargo.

Las horneamos sobre papel apto para horno que pintaremos con un poco de aceite de oliva para que las berenjenas al ser tan finas no se peguen. Añadimos un poco de aceite de oliva también por encima, pero sin pasarse. Horneamos a 190º durante 10 minutos, se harán enseguida. Deben quedar crujientes o medianamente crujientes si no lo están, las dejamos unos minutos más.

Cuando haya reducido la salsa y quede como más espesa, añadimos una cucharada hermosa de mermelada y mezclamos con una varilla a fuego bajo.

Servimos la salsa aparte en una salsera, para que cada uno se sirva.

El pollo lo terminamos de marcar en una sartén aparte, con un poco de aceite de oliva a fuego fuerte. Cuando esté bastante dorado le añadimos un chorrito de soja pero muy poca. La soja caramelizará más aún la superficie del pollo y le aportará un sabor peculiar.

Por último, nos queda emplatar. Colocamos unas rodajas en el fondo del plato con dos porciones de carne, añadimos un poco de salsa por encima. Y si queréis un poco de sal en escamas.

 

pollo_con berenjena

 

Espero que os haya gustado, hasta la próxima receta!

 

Más en LaWebcinera Facebook y LaWebcinera Twitter. Sígueme!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *