Pan de hamburguesa

DSCF5654

Pan de hamburguesa

Me he propuesto probar varias elaboraciones de pan para hamburguesa.

La elaboración de hoy trata de un pan de leche, como siempre basándome en un libro de cómo hacer tu propio pan en casa pero con algún ligero cambio.

Uno de los retos difíciles del pan es que por el paso de los días se siga manteniendo bien, siempre conservado en una bolsa de algodón.

Evitando que quede muy gomoso al día siguiente o que termine siendo muy duro.

 

pan_de_hamburguesa

 

Ingredientes:
500 gramos de harina (yo utilicé fuerte, pero se puede poner un 70% fuerte-30% floja)
300 ml de leche
75 gramos de mantequilla
1 huevo
1-2 cucharadas de miel
1 cucharilla de sal
20 gramos de levadura fresca
semillas de sésamo
huevo batido para pintar

 

Dejamos la mantequilla fuera de la nevera un poco antes de elaborar para que se ablande.

Calentamos un pelín la leche (tibia) para deshacer en ella la levadura.

Incorporamos en la amasadora la harina y la sal, la ponemos en marcha a la mínima potencia para que vaya aireándose.

Cuando se haya aireado un poco añadimos la mantequilla ablandada a trocitos.

A continuación añadimos la miel y el huevo.

Por último, se añade la leche con la levadura disuelta. La leche cuando la vayamos a añadir a la harina debe estar a temperatura ambiente, sólo debe estar un pelín caliente para que sea más fácil disolver la levadura, pero cuando vayamos a integrarla es necesario que este fría para evitar una reacción de fermentación muy rápida.

Amasamos a potencia 1 o 2 si es necesario y la masa lo permite, yo suelo dejarla al 1 porque si aumento de potencia la masa se recalienta en el bol y eso tampoco es bueno.

Pasados 5-10 minutos la retiramos del bol y la trabajamos un poco en la mesa previamente enharinada.

Se trata de una masa pegajosa, así que nos costará un poco trabajarla porque se pegará en la mesa, en nuestras manos…Debemos de añadir un poco de harina para ayudarnos, pero no excesiva porque pasará a ser una masa seca y no quedará lo jugosa que queremos.

La dejamos reposar 10-15 minutos en la mesa con un paño encima.

Una vez reposada la dividimos en porciones de 100 gramos.

Recordad lo que os dije el otro día respecto a la división:

Una regla fundamental que hay que saber, nunca dividir con la mano desgarrando la masa. Siempre con un cortapastas, haciendo cortes limpios y los menos posibles. Esto no es broma, si se hacen muchos cortes y luego se reunifican se producen modificaciones en la masa que pueden influir en el resultado, si se desgarra peor aún porque se rompe la estructura.

Una vez dividida la masa en porciones, boleamos y dejamos los bollos encima de la bandeja en la que vayamos a hornearlos.

Os dejo un vídeo de nuevo de Ibán Yarza para que veáis como se bolea.

Cubrimos con un paño y dejamos el tiempo que necesite hasta que veamos que han doblado de volumen.

Aquí es cuando os olvidáis un poco de la masa y hacéis marcha, os vais pasando de vez en cuando hasta que esté lista.

Precalentamos el horno a 200º.

Pintamos de huevo batido con mucho cuidado para que no se desgasifique, para que me entendáis mejor,  como se ha hinchado de la fermentación la masa está suave, muy esponjosa si presionamos al pintar se bajará como si se tratase de un bizcocho. Hay que pintarla con mucho cuidado y tacto.

Añadimos un poco de sésamo y horneamos a 190º, si vemos que la superficie se nos está dorando demasiado colocamos un poco de papel de plata encima cubriendo hasta que el resto del bollo esté.

Más o menos en 15 minutos debe estar, pero lo mejor es comprobar si pesa mucho es que aún le queda, si golpeamos un poco la parte inferior y no suena hueco necesita un poco más.

Lo dejamos enfriar en rejilla inmediatamente, y ya tenemos listo nuestro pan de hamburguesa.

 

pan_de_hamburguesa

 

Espero que os haya gustado, hasta la próxima receta!

 

Más en LaWebcinera Facebook y LaWebcinera Twitter. Sígueme!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *