BiMaternidad y demás

Hola a todos! Llevo mucho tiempo queriendo escribir un post sobre MI bimaternidad, así como también un poco por encima del tema abuelas, suegra-nuera, etc.

Os cuento…Emma es mi segunda hija, está apuntito de cumplir 11 meses y aunque tenga rasgos parecidos con su hermano no tiene NADA (absolutamente nada) más en común.

BiMaternidad y demás

Nació sin epidural, en una sala de parto muy moderna y sin casi personal sanitario (una matrona y una enfermera). Bernat nació con epidural, con ayuda de una ventosa porque tenía la mano en la cabecita y me acompañó medio hospital en la sala de parto. Aprovecho para comentar y denunciar que durante el parto de Bernat se me practicó la maniobra de Kristeller, maniobra que está contraindicada ya que puede causar traumatismos a la madre y al bebé. De hecho para más inri animaron a mi pareja a hacerlo, pero en ningún momento empujó por miedo.

Emma antes de subir a la habitación se cogió al pecho fenomenal, también es verdad que yo tenía algo más de experiencia. Estuve ingresada unos 5 días en el hospital porque di positivo en el cultivo de Streptococo y no dió tiempo a administrarme el segundo antibiótico, entonces tenían que realizarle pruebas a la niña. Con Bernat estuve dos días en el hospital, no tenía ni idea de dar el pecho, tuve una subida de leche importante a los 3 días en casa y poco a poco la lactancia se fue consolidando pero costó.

Como ya os he comentado antes, Emma está apunto de cumplir 11 meses y aún no ha entendido que cuando llega la noche hay que dormir ( y del tirón si puede ser, jajaja). Los primeros 3- 4 meses se solía despertar por gases, luego la salida de los dientes, más tarde descubrió que gatear molaba y por las noches en cuanto se desvelaba un poquito se ponía a gatear. He probado el colecho, a dormirla más tarde, a darle teta siempre que se despierta y unas veces ha funcionado y otras no. A Bernat lo tenía que despertar yo por las noches cada 2-3 horas para darle el pecho, a partir del 7º mes dormía en mi cama y del tirón. Tiene casi 3 años, sigue haciendo siesta a mediodía y durmiendo toda la noche de seguido.

Emma con 10 meses tenía 4 dientes (2 arriba y 2 abajo), Bernat a esa edad le empezó a asomar el primero.

Hasta prácticamente los primeros 5 meses Emma sufría de reflujo gastroesofágico. Cada vez que le daba el pecho al poco lo echaba. Ella no sufría, ganaba peso y estaba contenta. Pero solía regurgitar bastante cantidad y era un poco escandaloso, los primeros meses no solía darle el pecho fuera de casa por ésta razón. Mi ropa, su ropa, la cuna, la alfombra, el suelo…Cuando regurgitaba todo echado a perder. Con Bernat sólo me pasó esto una vez, vomitó una toma y no volvió a ocurrir en 14 meses de lactancia.

Como veis, la experiencia que pudiera tener o las cosas que había aprendido con Bernat, con Emma no han servido de nada o de muy poco, la verdad. Me siento como si hubiese sido madre primeriza de nuevo.

Respecto a las abuelas, este tema me llevaría muchos posts pero no tengo tanto tiempo. Están las que crían a los nietos desde que nacen, las que recogen al nieto del colegio y lo tienen durante la hora de la comida y la siesta, algunos incluso acuden a las reuniones de tutoría con sus profesores, etc. Me cruzo más abuelas con carros de bebé por la calle que a madres, y lo mismo me pasa en el parque.

Yo y mi pareja lo teníamos claro, yo era la que no tenía un trabajo fijo y mis últimos salarios eran bajos así que sería yo la que se encargaría de criar a nuestros hijos.  De hecho, yo no he parido a dos criaturas para hacer abuela a mi suegra porque le gustan mucho los niños ni tía a mi hermana. He tenido hijos porque quería formar una familia con mi pareja, me hacía ilusión ser madre, criarlos yo, estar con ellos, jugar, compartir y pasar por todo aquello por lo que ya han pasado 3 veces mi madre y mi suegra.

Lo que les pasa a las abuelas es que tienen el rol permanente de madres, como los hijos nos hemos hecho adultos siguen ejerciendo de madres con los nietos. Es entonces cuando las madres, (las verdaderas madres) nos sentimos desplazadas y no debería de ser así.

A las madres una vez que parimos no nos tiene en cuenta nadie, se presentan en el hospital sin avisar, si le damos el pecho nos cuestionan que es eso de la lactancia a demanda, si lo tenemos al brazo nos sueltan el típico comentario “se acostumbrará a los bracitos” cuando ellas (las abuelas) son las primeras en querer cogerlo y luego no lo sueltan, se presentan en tu casa más habitualmente y sin avisar, etc. Cuando lo que realmente quiere una madre que acaba de ser madre, es un tiempo para recuperarse que parir no es una tontería, tiempo para adaptarse al nuevo mundo que le espera, para conocer a su bebé y las visitas ya llegarán cuando sea el momento.

Nadie se ofrece a traer comida, hacer la compra, limpiar la casa, pasear al perro…Sólo se acercan a tu casa a ver al bebé. No importa que no hayas dormido en toda la noche, que te duela el pecho por una posible congestión por la lactancia, que te duelan los puntos de la episiotomía y no puedas sentarte si no es con un flotador hinchable.

Os aseguro que cuando decidí ser madre ni por asomo pensé que esto iba a ser así.

A día de hoy vivo en un caos constante, en un no parar. Cuando no estoy cambiando un pañal estoy vistiendo al mayor, recogiendo los juguetes tirados por el comedor, haciendo la comida, poniendo y quitando platos del lavavajillas (bendito invento), en una lucha continua todos los días a la hora de comer para que el mayor coma de todo, poniendo lavadoras día si día también. Así que cuando llega el fin de semana y tenemos más tiempo libre por así decirlo, nos gusta irnos de excursión con los niños y hacer planes en familia. Si hay tiempo se visita a los abuelos, primos, tíos, amigos pero sin obligación.

Tenemos claro que no queremos que los domingos por la tarde se conviertan en quedarse en casa y recibir visitas familiares como costumbre, porque tenemos poco tiempo también de estar solos como pareja y poco tiempo para dedicarles a los amigos y a la vida que teníamos antes de ser padres. Eso es algo que se debe respetar, ¡el tiempo es oro! (nunca mejor dicho).

Los abuelos no suelen trabajar y tienen mucho tiempo libre, evidentemente si por ellos fuera estarían siempre en tu casa o siempre con tus hijos, pero tienen que vivir su vida y entender o aceptar que ahora tenemos una familia y que todo nos lo organizamos a nuestra manera.

Siempre, siempre va a haber alguien que esté a disgusto y en desacuerdo en cómo haces las cosas, cuanto antes lo asimiles mejor. Si tienes un hijo sólo será un mimado, si tienes dos en poco tiempo porque ha sido muy rápido, si lo quieres llevar a tal colegio, si el niño duerme en tu cama aún siendo mayor te dirán que estás haciéndolo mal porque se acostumbrará, si no le has quitado el pañal todavía…Van a opinar de todo, porque cuando tienes hijos la gente se toma el derecho de opinar y cuestionarlo todo!!

Por cierto, antes de terminar el post sobre mi bimaternidad. Espero no haber desanimado a nadie a ser madre. Es toda una experiencia enriquecedora como persona. Te traslada a cuando tú fuiste niña, te hace pensar por las situaciones que hiciste pasar a tus padres, conlleva muchísima responsabilidad cuidar de una persona para siempre, es un momento de tu vida donde tienes que reflexionar mucho que educación transmitirle a tus hijos, que persona quieres ser para ellos, siempre te estarás cuestionando a ti misma si lo estás haciendo bien o podrías mejorar. Es muy complejo pero como todo, tiene sus pros y estos superan a todo.

 

Espero que os haya gustado el post, os invito a leer el anterior “Madre de dos niños en apuros”  y nos vemos en el siguiente!!

2 thoughts on “BiMaternidad y demás

  1. Me ha encantado Tati. No soy mama pero es una experiencia que espero y ansío y me encanta leeros a las mamas experimentadas. Mientras te leía me iba imaginando mi vida de ahora por cada situación y relacion que describes. Me gusta, tengo ganas de vivirla, pero tras leerte, voy a disfrutar del tiempo que queda sin ser mama!! Jejej
    Besote bella

    1. Bonica, gràcies per el teu comentari. M’alegre que t’haja agradat, i si, la maternitat es molt dura més del que t’imagines i et conten però tot passa. En un obrir i tancar de ulls han crescut, i ve una etapa diferent. Disfruta del temps sense ser mamá, i de dormir que lo demés ja arribará! 😉 Una besaeta gran!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *