Alimentos que contienen proteína de leche de vaca

En la revisión de los 4 meses de Bernat le comenté a la pediatra que a veces hacía deposiciones con mucosidad, fue cuando nos comentó que podía tratarse de una alergia a los alimentos que contienen proteína de leche de vaca.

De momento para descartar que fuera así dejé de tomar leche de vaca en el café del desayuno, la salsa carbonara para acompañar la pasta, las galletas con chocolate con leche, etc.

Estas proteínas pueden estar también ocultas en muchos alimentos, ¿sabríais identificarlos?

proteínas de leche de vaca

Los alimentos principales evidentes son los productos lácteos, como:

-Leche de vaca (fresca o uperizada)
-Yogurt
-Requesón
-Queso
-Mantequilla
-Suero de mantequilla
-Margarina
-Cuajada
-Nata/nata artificial
-Helados
-Batidos de leche
-Leche en polvo
-Queso fresco
-Leche evaporada o condensada

Muchos bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca pueden ser también alérgicos a las proteínas de la leche de otros animales, como oveja y cabra.

proteína de leche de vaca

Como os comentaba antes, las proteínas de leche de vaca pueden estar ocultas en muchos alimentos. Para ello, es fundamental leer siempre con atención las etiquetas.

Os dejo una lista de ingredientes que pueden aparecer en la lista del alimento, (si está presente no debemos tomarlo);
-Caseína (cuajada).
-Caseinatos (H4511, H4512).
-Suero de leche y sólidos del suero.
-Proteínas del suero.
-Suero hidrolizado.
-Lactoalbúmina.
-Azúcares de la leche.
-Lactoglobulina.
-Lactosa.
-Leche en polvo desnatada.
-Sólidos de la leche.
-Proteínas de la leche.
-Sólidos de la leche desnatada.
-Grasa de mantequilla.
-Leche modificada.

También se debe tener en cuenta:

Aditivos con número E, 325, 326, 327, 472, 480, 481, 482, 575, 585, 966 y nombres que tienen la raíz lact-, como láctico, lactilato, lactona, lactitol (si derivan de la leche de vaca se deben evitar, sólo si son sintéticos estarían permitidos).

En los alimentos no envasados como los productos de panadería, de delicatessen o de carnicería (por ejemplo, fiambres, empanadas y salchichas) que se venden sueltos y cuyos ingredientes no se conocen, es mejor evitarlos.

No debemos fiarnos sólo de las etiquetas con consejos para la alergia, sino que debemos leer siempre la lista completa de ingredientes. Los fabricantes cambian con frecuencia sus recetas, así que asegurémonos de comprobar los ingredientes cada vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *